Yanquis derrotaron a los Nacionales en juego inaugural, abreviado por tormenta.

Los Yanquis de Nueva York vencieron 4-1 a los Nacionales de Washington, en un duelo que se dio por concluido en la sexta entrada tras una larga interrupción por una lluvia torrencial.

Lo que comenzó como una tarde nublada con una temperatura cercana a los 32 grados centígrados (90 Fahrenheit) se convirtió en una noche tormentosa, con relámpagos y ráfagas de viento, lo que obligó a detener el encuentro en la parte alta del sexto inning.

Tras una espera de una hora y 58 minutos —15 minutos más de lo que había durado el juego hasta entonces—, se decretó la victoria de los Yanquis, apoyada en las actuaciones de Gerrit Cole, Giancarlo Stanton y Aaron Judge, así como en las condiciones meteorológicas.

Antes del duelo, los Nacionales y los Yanquis se arrodillaron al mismo tiempo. También, en una alusión a las protestas contra el racismo en Estados Unidos, los peloteros y otros integrantes de los dos equipos sostuvieron una larga tela negra, mientras montaban guardia de pie sobre las dos líneas de foul.

El acto siguió a una serie de videos mostrados en la pantalla gigante detrás de los jardines: Acerca de la equidad racial, con imágenes de Aaron Judge de Nueva York y Howie Kendrick de Washington, sobre la coronación de los Nacionales y en referencia a la pandemia.

Fauci, el principal experto de Estados Unidos en enfermedades infecciosas, fue invitado por los Nacionales para hacer el primer lanzamiento. Con una mascarilla, el reputado médico hizo un tiro muy desviado del plato. La pelota se le escapó al relevista de Washington, Sean Doolittle, quien hizo las veces de cátcher.

Artículos Relacionados