Virólogo belga lanza propuesta para reanudar las competiciones: futbolistas jugando con mascarillas especiales.

Mientras la pandemia por coronavirus sigue causando estragos en muchas personas, familias, trabajos y países, surgen ideas sobre cómo tendrá que ser la vuelta a la normalidad el día que el balón vuelva a rodar.

En este sentido, el virólogo belga, Marc van Ranst, ha lanzado una propuesta: cree que se podrían reanudar las competiciones con los futbolistas jugando con mascarilla.

“Es una opción a considerar”, señala el virólogo en el periódico francés ‘Le Soir’.

“Por supuesto, no se trata de mascarillas quirúrgicas, que son totalmente inadecuadas. En Internet, hay mascarillas anticontaminación que pueden usar los jugadores de fútbol americano o los ciclistas. Son mascarillas más cómodas”.

El virólogo del fútbol

Marc van Ranst es un virólogo belga que ha actuado como asesor de la Liga belga (Jupiler Pro League) en la crisis del coronavirus. Profesor en la Universidad de Lovaina, su reputación ha ido en aumento en las últimas semanas y ha llamado la atención de la UEFA, que mantiene contacto permanente con el virólogo para evaluar las consecuencias de la pandemia en el fútbol europeo.

Van Ranst ha sido clave en la decisión del fútbol belga de dar por terminada su Liga (proclamando al Brujas campeón) y en los últimos días ha sido muy claro con respecto al regreso de las competiciones: “Tengo la impresión de que la UEFA está empezando a ver que jugar al fútbol ya no es posible esta temporada. Debemos ser honestos: los eventos masivos como los partidos de fútbol o los festivales de música estarán entre las últimas cosas que permitimos nuevamente”.

El ‘precedente’ de Gremio

El uso de mascarillas para jugar al fútbol sería algo absolutamente novedoso, si bien desde el inicio de la pandemia el fútbol ya nos ha dejado algunas imágenes de lo que podría verse próximamente. A mediados del mes de marzo los jugadores del Gremio brasileño saltaron al campo con mascarillas en su partido contra el Sao Luiz como señal de protesta contra las autoridades de Porto Alegre, ciudad que en ese momento tenía cinco casos de COVID-19.

Artículos Relacionados