Últimas jugadas salvan a técnicos.

Los partidos no se merecen ganar, o se ganan, o se pierden o se empatan y no se terminan hasta el final.

Cuando parecía que las maletas de Luis Marín y Hernán Medford las entregarían al final del juego, vinieron dos resultados que les dan oxígeno y prolongación en el banco. Hay juegos que no se ven perdidos por lo que ocurre en la cancha, hay otros que se ven perdidos por el marcador. Ni una ni otra, eso ocurrió en el “Fello” Meza y Rosabal Cordero.

San Carlos estuvo a punto de perderlo, sin embargo el movimiento de fichas de su técnico y la bravura de los “Toros del Norte” se impusieron en el cierre con un gol agónico, angustioso y sobre todo lleno de “testiculina”. La más grande demostración de coraje en el torneo, ya que Herediano les había puesto una lápida muy pesada de 3 por 0.

Ese empate a tres cuando todo estaba perdido para San Carlos, no sólo le permitió sumar un punto en una cancha convertida en un verdadero fortín, y  donde la mayoría salen golpeados. Los “norteños” se sacudieron de la vergüenza, a base de esfuerzo, entrega e inspiración de lo que sería una abultada derrota.

Ha sido un juego que le sirve de motivación para el duro juego de este jueves ante el New York City. San Carlos está lejos del protagonismo que se esperaba, sin embargo, podrían venir cosas mejores, algo así como el acicate anhelado.

En Cartago el ambiente era muy pesado para Hernán Medford, el empate a cero con el colero era desesperante a pesar que Cartaginés no jugaba mal. La experiencia nos dice que los partidos no se acaban hasta el último segundo y eso ocurrió también en el estadio de “canta ranas”.

Hernán Medford llegó con grandes expectativas que por ahora no se han cumplido, la dirigencia ha tenido paciencia franciscana y le ha brindado un voto de apoyo, aunque todos sabemos que resultados son amores y no buenas razones.

Hay dos situaciones relevantes del juego con Limón FC que demuestran la unión del camerino. Cuando Marcel Hernández falla la pena máxima y se da una reacción inmediata de apoyo de sus compañeros. La otra la solidaridad y protección que le brinda Medford a Darryl Parker. Eso dice mucho de la conciencia y recorrido de Hernán al blindar a su jugador que ayer tuvo una muy buena actuación.

Cartagos y norteños todavía están a tiempo de enderezar los entuertos.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados