Tras de que debe cobra.

El presidente de la Federación volvió con otra pata de banco. Ahora resulta que los aficionados no asisten al estadio por culpa de la prensa.

Habla de crítica desproporcionada y desmedida como si los medios de comunicación tuvieran culpa de los palos de ciego y el desorientado rumbo con que se han venido manejando los temas de selecciones nacionales.

Los aficionados tienen el derecho de tomar la decisión de comprar o no ese “producto” bueno o malo. Le cabe también el derecho de valorar como se elabora el “producto”.

No se equivoque don Rodolfo, el seguidor de la selección tiene pasión, pero también discernimiento. El fanático es el que más sabe de fútbol y los que siguen a la Tricolor no son la excepción. No es cierto cuando quiere dar a entender que los periodistas queremos hacer daño y desestabilizar la asistencia al estadio.

Qué culpa se le puede endosar a la prensa con el desaguisado de Gustavo Matosas, los resultados y el mal juego de la selección durante todo el 2019, incluyendo los partidos con Curazao y Haití.

Qué culpa se le puede endosar a la prensa de la cuestionada asamblea de representantes y los señalamientos cercanos a la descomposición en los que ahondó el grupo opositor.

Cuál culpa tienen los medios que el “presi” actúe con demagogia y sea irrespetuoso de la inteligencia media de los seguidores de la selección que no compran el “producto” por su culpa.

Cuál es la responsabilidad de la prensa de sus cinco años al frente de la Federación sin ganar nada.

Señor presidente, usted sigue siendo el principal responsable de una pésima gestión deportiva y administrativa, no le reproche a la prensa su ineptitud y desorientación. A usted le toca hablar en serio y no inventarse “historietas” para justificar la cadena de pasos equivocados que marcan su recorrido como dirigente.

Más objetividad don Rodolfo, qué culpa tiene la prensa que se juegue mal y por eso no asisten. Eso se llama vender humo y crear un conflicto para disimular sus equivocaciones.

El seguidor de fútbol sabe discernir y no come cuento, además no quiere que lo traten como ovejas en rebaño, ni caer en el juego y la manipulación.

Qué responsabilidad tiene la prensa que el libro del registro de asociaciones, se pierda, lo escondan o desaparezcan. Ninguna.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.