Todos ganan, nadie pierde.

Todos ganan, nadie pierde.

Se terminó la novela. Sí, el culebrón de Keylor Navas y el Real Madrid llegó a su fin.

El guardameta nacional nació con estrella al sumar una docena de títulos con el equipo merengue. Su vida en España ha sido de muchas luces y poca oscuridad, su lucha ha sido inagotable y la fraguó con mucho esfuerzo y trabajo.

La operación fue cerrada, ya estampó su firma en uno de los clubes más poderosos del mundo, con futbolistas de élite planetario. Cavani, Neymar, Mbampe, Di María, Thiago Silva, Icardi y un coctel de 12 nacionalidades.

El nuevo portero llega a la edad de 33 años a París ganando más que en Real Madrid y con un contrato por cuatro temporadas. Es su último gran contrato, es un regalo para su brillante carrera.

Ha sido lo más sano aunque su deseo no fuera marcharse del cuadro blanco. Keylor fue una piedra en el zapato de Florentino Pérez y ahora lo era para Zinedine Zidane, a quien tenían bajo presión la mayoría de los fanáticos madridistas y algunos medios de comunicación no entregados al “presi”.

Keylor Navas ha contado con el apoyo de algunos compañeros, con los que alcanzó un alto grado de amistad, como el capitán Sergio Ramos. Su nacionalidad «centroamericanista», se quiera o no, fue un eslabón que también tuvo que superar el nuestro. Navas, por convicción no nació para relleno ni segundón; por eso siempre peleó con todo y contra todos los que se pusieron en el camino. Su deseo de marcharse nace porque era pegar contra pared, se le advirtió que Thibaut Courtois sería el titular y esa elevada posibilidad de ser suplente lo llevó a este nuevo contrato.

Su salida en estos momentos es lo más saludable para el portero y para el Real Madrid que se quita un “estorbo” de encima, y Keylor Navas alcanza un atractivo convenio económico y deportivo que engrosa su rebosante campo financiero. Viene una nueva historia que morbosamente lo enfrentará en muy pocas semanas a su exequipo y donde el costarricense querrá ganar como siempre lo hizo, sin medir cuál fuera su rival.

El Real Madrid “exprimió” a Keylor Navas durante cinco años. Había pagado al Levante 10 millones de euros, ahora lo vende en 15 millones, gana dinero en la operación y recibe a préstamo por un año al portero Areola campeón del mundo con Francia. Todos ganan.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Comentarios de Facebook

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com