Solidaridad no es sólo palabras.

No se trata de lesiones graves, ni sanciones disciplinarias, tampoco un problema adictivo. Es una enfermedad muy delicada, que conlleva una palabra de por si temida por todos: Cáncer.

El futbolista, Erick Marín, por enésima vez sufre de este serio problema. Enfrentar esta situación, es más que complicado por las consecuencias que deja no estar preparado para abandonar el fútbol. Una llamada de atención para los jugadores que no son privilegiados de grandes fichajes y salarios. Que entiendan que el futbol es efímero, y que requieren estar preparado con una profesión u oficio con el que se puedan defender.

La progresión de este mal con el que convive, Erick Marín, debió encender las luces de emergencia de la UNAFUT, la ASOJUPROy la misma Federación Costarricense de Fútbol. Estas cosas deben despertar el lado humano y de solidaridad de todos los diferentes sectores del fútbol.

En este caso le ha correspondido al “antipático” gerente del Herediano, Jafet Soto, el que ha tenido un gesto sorpresivo para los que no lo conocen a fondo según nos han contado, ya que no es la primera vez que tiene detalles innatos de fraternidad. 

Lo de Erick Marín es una historia que nos conmueve a todos, ha sido un luchador que ha enfrentado en tres ocasiones esta impactante enfermedad, y que ahora lo aleja de la actividad que le producía su sustento y el de su familia. El hecho de que Jafet Soto y Fuerza Herediana hayan dicho presente, garantizando que los rojiamarillos le brindarán un seguro por medio año, además de pagarle un salario que cancelarían mes a mes para que pueda costear gastos de su familia y su tratamiento, es la mejor noticia de nuestro fútbol de las últimas semanas, por encima de fichajes, purga de jugadores y cambio de técnicos.

Esta tercera ocasión que enfrentará Erick Marín requiere que el mismo fútbol se haga presente y ayude a golear esta terrible enfermedad. No hacer nada o darle la espalda a un tema tan serio sería una actitud anti todo.

Para qué hablar tanto de Fair Play, si cuando se requiere una acción que muestre el lado humano son pocos los que incentivan estas cosas.

Gracias Jafet y Fuerza Herediana por acudir al rescate no sólo del jugador, sino de este EJEMPLO solidario con el dolor, y la adhesión fraterna.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.