River – Boca, vergüenza mundial.

River – Boca, vergüenza mundial.

Los graves hechos ocurridos el sábado previo al juego River y Boca son una vergüenza mundial. Los títulos de súper final o clásico planetario, quedaron en el suelo pisoteados por un grupo no menor como algunos quieren señalar.

Echemos para nuestro saco; la mafia entronizada en la dirigencia argentina principalmente en estos tradicionales equipos, están enquistadas hace muchos años y dominan desde afuera el negocio oscuro de la reventa, quitan y ponen dirigentes, asaltan con el cobijo de los que mandan. Destruyen la propiedad privada, trafican con drogas, atacan sin piedad a la policía y viven armados con pistolas y cuchillos.

Algunos le llaman desadaptados. No, son delincuentes, criminales de mentalidad asesina, montados en una enorme montaña de corrupción, afincados de manera directa con la política y la dirigencia del fútbol.

La imagen del fútbol argentino navega en un pantano fétido y corrupto. Dolorosamente para la gran mayoría de esa gran sociedad argentina que siguen los equipos con devoción casi religiosa. Millones de personas que disfrutan de la máxima pasión de este hermoso deporte, ahora se llenan de vergüenza, malestar e impotencia al ver como estos mafiosos se arropan en la impunidad.

La cantidad de entradas y millones de pesos argentinos encontrados a esta mafia criminal es evidencia absoluta del súper negocio que controlan estos violentos malhechores.

Hoy martes al mediodía se estaría conociendo el futuro de este juego final de la Copa Libertadores de América. Estos graves incidentes han llevado a la inútil e incompetente dirigencia de Conmebol a una reunión con los presidentes de River y Boca para buscar la gran solución.

La soberana decisión del ganador urge, se requiere conocer el campeón que asistirá al Campeonato Mundial de Clubes en sólo 15 días.

Ideas, muchas descabelladas, sensatas y otras. Que se declare desierta la final. Que la jueguen los dos equipos brasileños semifinalistas. Que se juegue en otro país, se habla de Paraguay o Chile. Que se realice sin público. Y la más creíble que sería en el estadio de River, tal y como estaba programado pero el 8 de diciembre.

Vamos a ver que sale de la chistera, el famoso sombrero de los magos y hasta donde quedarán todas las partes satisfechas.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Comentarios de Facebook

administrator

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com