Nunca será fácil, el éxito no llega solo.

Hace unos días el exfutbolista, Gilberto Martínez, señaló que no ve un buen futuro para Manfred Ugalde al considerar que su salida fue apresurada e inconveniente.

Dicen que disentir es opinar, y creemos que la empresa que lo contrató sabe por dónde lo llevan. Sus inversiones son muchas y conocen como encaminar al joven. No será fácil, ni rápido.

Es cierto que hemos visto viajar con una mochila llena de ilusiones a algunos que hicieron valer su disciplina, esfuerzo y constancia. Otros lamentablemente no lo consiguieron y muy pronto regresaron.

No deseamos que, Manfred, se convierta en uno más de la comparsa de retorno que hemos estado viviendo. La inconveniencia desde el punto de vista deportivo es difícil de pronosticar a pesar de quien lo dice.

Tiene razón cuando señala que los clubes piensan más en un tema económico, lógico, aunque no compartimos que la dirigencia no piense en el bienestar del jugador, creo que ambas cosas caminan paralelamente.

Es muy fuerte y temerario asegurar que adonde fue, de ahí no va a pasar, porque lo tiran muy temprano a un fútbol muy competitivo.

Creemos que el muchacho deberá ser tenaz, remar fuerte y mostrar todo su carácter ante su familia, sus amigos y la nueva cultura. Tendrá muchas emociones que deberá manejar para no caer en el trillado “mal de patria”.

“Allá el fútbol es muy intenso y eso marca mucho, Costa Rica es muy lindo y muchas veces te castiga estar lejos. El tico es bastante indisciplinado, o toma la decisión de sufrir y aguantar el primer año o no la pega”, dijo Gilberto.

Este equipo, Lommel SK de Bélgica, hasta donde conocemos no lo tiene en un plano competitivo sino de preparación para desarrollarlo. Mucho se especuló que prefirieron a este grupo de fútbol que algunos equipos de Europa que mostraron interés por Manfred.

Esperábamos de “Tuma” algún consejo, alguna motivación y no aseverar tan sutilmente el fracaso por adelantado, aunque diga que ojalá se equivoque. No quiero calificarlo como negativo, pero en sus palabras casi que le augura un futuro desolador.

Sólo el tiempo dará la razón, nada de lo que ocurra es fortuito, siempre será fruto del trabajo, del esfuerzo y la búsqueda de oportunidades.

Ugalde es un “chiquillo” detrás del éxito y la superación personal.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados