¿Miedo a la palabra, continuidad?

Harto demostrado. La continuidad en el fútbol nacional tiene dos nombres, Johnny Chaves y José Giacone.

Al técnico “santista” en cualquier otro equipo lo hubieran separado hace rato. No nos cansa escribir de lo mismo, en Guápiles hay un proyecto de muchos años, un proceso que ha defendido contra viento y marea el doctor Rafael Arias, su presidente. Sus últimos resultados con cuatro victorias y una derrota en San Carlos a pesar de haber sido mejores y dominar toda la segunda parte, así lo demuestran.

Esa confianza y apoyo que le brinda la dirigencia permite que su técnico trabaje sin la presión de otros equipos. Muchos creyeron que a Johnny Chaves se le había acabado su recorrido en el equipo rojiblanco, pero hoy está más vigente que nunca a pesar de la salida de varios jugadores y un inicio muy duro donde llegó a acumular cinco derrotas consecutivas.

Se observan caras nuevas, jóvenes con calidad y formación criolla. Qué importante escuchar al técnico manifestar que nunca ha recibido un ultimátum de su junta directiva, por el contrario, se valora y hay confianza en su trabajo.

Con José Giacone sucede algo similar, mantiene la columna vertebral de su equipo para prolongar una línea ascendente con protagonismo en las últimas temporadas. Apostar a la continuidad da sus réditos. O sea, lo que funciona no lo toques. El Pérez Zeledón hace rato viene coqueteando en los puestos de supremacía que debe servir de motivación para seguir creciendo y mantener la línea de trabajo.

Aunque usted no lo crea con estas dos excepciones, en este fútbol “profesional” nuestro, no hay ningún otro equipo de los doce en el campeonato que tengan un técnico que haya completado dos torneos cortos.

¡Qué irrespeto, qué falta de planificación, qué enorme improvisación! En el fútbol no hay más secreto que dar continuidad a las ideas y generar el germen del trabajo integral, lo demás se llama chequera.

En esto juega mucho la personalidad del técnico, las ideas y los conceptos claros que busque desarrollar. Ellos saben que tienen que seguir con la misma línea de trabajo, ser ambiciosos, ponerse retos y buscar mejorar lo que hacen.

Pérez Zeledón y Santos son dos equipos que compiten al ciento por ciento en esa línea que intenta ser mejor en cada torneo.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.