Las maldiciones en el fútbol.

Las maldiciones en el fútbol.

El sábado anterior, previo al pitazo inicial de la final de la Copa Libertadores entre Flamengo y River Plate en Perú, se dio uno de los momentos más comentados en las redes sociales. Se trata del inesperado gesto del delantero brasileño del Flamengo, Gabriel Barbosa, quien tocó el trofeo, desafiando el mundo de las cábalas en el fútbol.

La creencia popular, extendida al ámbito deportivo, indica que no se debe tocar el trofeo y mucho menos en una fecha importante, ya que supuestamente, acarrea “mala suerte”.

Cuando observamos la imagen, los comentarios generalizados eran “¡Ay Barbosa, qué hiciste! A partir de ese momento los memes se viralizaron alertando a los más supersticiosos.

Pero, contra todo pronóstico, contra toda cábala, contra cualquier creencia popular, Barbosa marcó los dos goles que le dieron a Flamengo, en los últimos minutos del partido, la victoria ante el conjunto “Millonario” y por ende el máximo título de clubes en Sudamérica.

Otro que había roto el supuesto ‘maleficio’ fue el polaco Grzegorz Krychowiak, jugando la final de la Europa League 2014/15 para el Sevilla. Su equipo ganó 3-2 y él hizo un gol.

Así como ésta, hay otras supersticiones en el fútbol como “El muñeco del Cartaginés”, “El entierro de los 7 gatos en la cancha de Racing en Argentina”, “Jugar en ciertos estadios”, “La maldición del Balón de Oro” y más recientemente, “La maldición de Aaron Ramsey”, entre otras.

Pareciera que, en muchas formas, la suerte juega en el deporte, pero queda demostrado que las maldiciones no. Todas caen tarde o temprano.

Yo me quedo con el trabajo a nivel deportivo y gerencial, con la preparación física, estratégica y mental, con la aplicación de la ciencia y la tecnología en la planificación, con el esfuerzo en equipo, con el enfoque y la cohesión institucional.

En lo que sí creo es que entre más fe, trabajo y actitud positiva emplee, más suerte tengo.

Comentarios de Facebook

administrator

Artículos Relacionados