La encrucijada de nuestro fútbol.

Hace unas semanas los equipos en conjunto con los jugadores realizaron un sacrificio económico de salarios y me imagino habrá renegociación de contratos.

El futbol de Costa Rica tiene un agujero en sus finanzas que podría ser más grave en el futuro. Sabemos que el reinicio de Clausura 2020 será a puerta cerrada y creemos que el arranque del Apertura también se jugará sin público.

Estamos viviendo un momento sin precedentes, se cumplen dos meses sin ingresos de nada y muy difíciles de subsanar si no se aplican medidas de ajuste. (desconozco que porcentaje cubre la televisión y los patrocinios). El regreso es un desafío en todos los campos. Corren los gastos de la CCSS, planilla, administrativos, Hacienda, servicios públicos, intereses de créditos, etc.

Sin competencia, los clubes viven un drama para poder cumplir con sus prioridades en esta calamidad. Ahora se habla de la preocupación porque un grupo de jugadores de “pipiripao” no pueden regresar al país por el cierre de los aeropuertos y fronteras. Futbolistas que no han entrenado bajo protocolo y que no se sabe en qué condiciones se encuentran. El permiso que dieron los clubes para que viajarán a sus países por la pandemia fue a todas luces justo por ellos y sus familias. Es totalmente incierto su retorno en las condiciones actuales.

La pregunta es: ¿Qué tan necesarios e importantes son estos siete jugadores? dos mexicanos de Herediano, un colombiano y dos paraguayos de la U – Universitarios, dos mexicanos de Grecia F.C.

No olvidemos que el Presidente de la Republica en conferencia de prensa señaló que cualquier extranjero que saliera del país perdería su estatus migratorio.

Esta sería una pequeña economía de los clubes tomando en cuenta que no son futbolistas tan indispensables para sus equipos. Por supuesto que hay contratos a respetar, pero que en estas condiciones pueden ser renegociados.

Para paliar la crisis económica pronto se volverá a hablar de los pronósticos deportivos, de la ley de los licores, y otros. Esta COVID-19 ha logrado que se unan algunos equipos para no manosear jugadores y no atacar la dirigencia, como la carta que envió Alajuelense desautorizando de manera pública y censurando a dos directivos, incluyendo su vocero oficial por “atacar” al Comité Disciplinario.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados