La difícil tarea del seleccionador nacional.

Convencer y acertar. La escogencia de la Selección Nacional siempre será un dilema para el técnico y para los fanáticos.

Nunca llueve a gusto de todos, cada quien tiene un equipo diferente y se critica la vorágine de cambios. La gran mayoría lo ven con color de su equipo. Se señala a jugadores con muchas oportunidades y siguen sin rendir, otros, que no son jugadores de selección y entonces se habla de argolla.

Algunos se preguntan si Ronald Gonzalez es el técnico adecuado para la Tricolor y muchas cosas más. El tema es realmente complicado.

Creemos que hay situaciones más importantes que el fanatismo. ¿Quién valora los planes de trabajo del técnico? ¿Cuáles son las discusiones para definir objetivos claros?

Costa Rica en los últimos seis años ha vivido un proceso de inestabilidad con los técnicos contratados y en resultados hemos dejado de ser competitivos en el área. Nos preguntamos dónde queremos llegar o para dónde vamos, cómo enderezar ese camino torcido de tanto tiempo.

Queremos ver una selección dinámica y con fútbol bien elaborado, pero tenemos muy poco de eso en el torneo local.

¿Quiénes revisan los planes de trabajo? Muchos creemos que nuestra selección mayor puede ser más competitiva internacionalmente. A cada momento pedimos un fútbol más directo y de buena transición. Claro, nos estamos engañando sino no nos preparamos para jugar de esa manera.

Tenemos que definir a qué queremos jugar y con qué contamos. Cómo lograr esa competitividad y un mejor funcionamiento, labor que le corresponde al estratega y no que se le vea como simple alineador.

En nuestro campeonato tenemos que mejorar el tiempo efectivo de juego, ser más intensos con y sin balón, menos teatro. Para eso se necesitan árbitros con sentido común, mejor preparados y que dejen competir de mejor forma.

La gente se cansa de escuchar discursos, donde se ofrecen cosas antes de los juegos, pero en la cancha se ve muy poco o nada. Se avecinan dos pruebas para mostrar algo que difiera de la pobreza futbolística y resultados paupérrimos. Además, evidenciar que la escogencia de los jugadores estuvo bien y que su rendimiento fue significativo.

De otra manera deberían ir pensando en pasar una zaranda en varios campos.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados