Keylor Antonio Navas Gamboa.

Un guardameta protagonista de un culebrón que no tiene parangón en la historia del Real Madrid. No bastó haber sido una auténtica sensación en el Levante como el mejor portero de la Liga Española, no fue suficiente su espectacular actuación en el Mundial Brasil 2014, tampoco tres Champions League, o sus éxitos en campeonato mundial de clubes.

Insuficiente, ha sido ser catalogado entre los cinco mejores porteros del mundo.

Al principio dijeron que una cosa era jugar en Levante y otra en el Real Madrid. Cierto, más pesado y mayor responsabilidad, pero el guardameta ha respondido y dado la cara como los grandes. En muy poco tiempo ha tenido tres etapas. Una muy buena y gloriosa con Zinedine Zidane, Keylor fue el número uno del francés. Una regular y aceptable con Julen Lopetegui, alternando en el marco con Thibaut Courtois y otra pésima con Santiago Solari, el argentino lo tiene relegado al banco tanto en Liga como en Champions.

Lejos de esconderse, Keylor, ha respondido con la autoridad que le da su sobresaliente recorrido en España. Navas habló de manera directa y sin tapujos.

“He pasado de ganar tres Champions League a no jugar” una frase que encierra su molestia y el reclamo a lo que merece, una verdad de perogrullo la quiera entender o no Florentino Pérez.  No han sido suficiente los titulares de medios de comunicación como: “Keylor se viste de héroe y Real Madrid elimina al Bayern” o Keylor y Real Madrid dos grandes de Europa. Etc.

Navas en su momento fue una ganga para el Real Madrid que solamente invirtió 10 millones de euros; es claro que ningún jugador de categoría tiene ese valor en Europa.

Hace pocos días el equipo merengue ofreció un millón de euros más, o sea cinco millones de euros netos tratando de evitar la reiterada versión que el guardameta se va para otro equipo de elite europeo.

Keylor Navas a demostrado en toda su estadía en España desde el primer día que llegó al Albacete un carácter y un estoicismo sin límites. Ha aguantado todo, ha luchado contra todos los estorbos que le han puesto en el camino. Él sabe que es un portero confirmado por sus grandes actuaciones.

A pesar de todo, sigue luchando por convicción en el club más ganador al que se pueda aspirar, y que también lo ha lanzado a las alturas de los dioses del fútbol.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.