Fin de la novela: Messi se queda en el Barcelona para evitar ir a juicio contra “el equipo que ama”.

La novela de Lionel Messi llegó a su fin. El argentino anunció, en entrevista con el portal goal.com, que se quedará en el Barcelona.

La decisión se anunció después de que Messi había mandado al club un burofax manifestando que quería irse. Finalmente, decidió mantenerse y cumplir su último año de contrato.

“Voy a dar el máximo, daremos el máximo para luchar por todos los objetivos y ojalá se dé y se pueda dedicar a la gente que lo ha pasado mal. Yo lo pasé mal en el año, pero es hipócrita decir eso si lo comparas con la gente que lo ha pasado mal de verdad con el virus, con la gente que ha perdido familiares y que ha perdido muchas cosas. Ojalá poder dar lo mejor y dedicar victorias a toda esa gente que nos acompaña desde arriba y a sus familiares, para poder dedicarle lo mejor a esa gente que lo está pasando mal y que podamos superar de una vez por todas este virus y volver a la normalidad”, dijo Messi, en entrevista con el periodista Rubén Uría, de goal.com.

El factor económico resultó fundamental para la decisión de quedarse. “Voy a seguir en el club porque el presidente me dijo que la única manera de marcharme era pagar la cláusula de 700 millones, que eso es imposible, y que luego había otra manera que era ir a juicio. Yo no iría a juicio contra el Barça nunca porque es el club que amo, que me dio todo desde que llegué, es el club de mi vida, tengo hecha aquí mi vida, el Barça me dio todo y yo le di todo, jamás se me pasó por la cabeza llevar al Barça a juicio”, señaló.

Messi dio sus razones para haber manifestado que se iba: “Le dije al club, sobre todo, al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año. Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona, sintiéndolo muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí. Fue un año muy complicado, sufrí mucho dentro de los entrenamientos, en los partidos y en el vestuario. Se me hizo muy difícil todo y llegó un momento en el que me planteé buscar nuevos objetivos, nuevos aires. No vino a causa del resultado de Champions ante el Bayern, la decisión llevaba pensándola mucho tiempo. Se lo dije al presidente y bueno, el presidente siempre dijo que yo al final de temporada podía decidir si me quería ir o si me quería quedar y al final no terminó cumpliendo su palabra”.

Sobre la disputa entre él y el Barcelona por el contrato, declaró: “Si yo no mando el burofax, es como que ni pasa nada, que me queda el año opcional que tenía y seguía el año. Lo que ellos dicen es que no lo dije antes del 10 de junio, pero repito, estábamos en mitad de todas las competiciones y no era el momento. Pero aparte el presidente siempre me dijo: ‘Cuando acabe la temporada decides si te quedas o te vas’, nunca puso fecha, y bueno, simplemente era hacerle oficial al club que no seguía, pero no para entrar en una pelea porque yo no quería pelearme con el club”.

Aunque insistió en que el 8-2 del Bayern Múnich no influyó en su decisión, sí reconoció que esa derrota le dolió mucho. “Después de la derrota de Lisboa fue muy duro. Sabíamos que era un rival muy difícil, pero no que íbamos a terminar de esa manera, dando esa imagen tan pobre para el club y para el barcelonismo. Dimos muy mala imagen. Estaba mal, no tenía ganas de nada. Quería que fuera pasando el tiempo para después salir a aclarar todo”, aseguró.

Artículos Relacionados