El poder al servicio de sus países.

En El Salvador se sienten enormemente perjudicados por la decisión de la Concacaf y su nuevo formato. Jugar una octogonal en vez de la hexagonal donde estaban prácticamente sembrados, los ha dejado furiosos y alterados.

La jugada del presidente de Concacaf, el canadiense Víctor Montagliani y Pedro Chaluja, expresidente de la federación panameña de futbol, quien a su vez es representante del área para Concacaf y la FIFA, han logrado una “movida” ingeniosa que deja por fuera a El Salvador y los mandan a participar en un bloque del Caribe, Centroamérica y Canadá para ganar tres plazas que más adelante se unirán a Estados Unidos, México, Honduras, Jamaica y Costa Rica.

Todo este galimatías armado por Montagliani y Chaluja hizo posible que quienes ya estaban fuera, Panamá y Canadá tengan probabilidades de estar en Catar 2022, eso sí, de forma competitiva.

El poder que tienen algunos dirigentes de área, difiere de otros que están bien afincados pero que ejercen muy poco. Aunque no nos parezca la forma como lo han hecho, ha sido una gran jugada de ajedrez apoyándose en la historia de la pandemia y la necesidad de darle mayor participación al resto del área.

De nada le ha servido a los cuzcatlecos levantar la voz, ni enviar notas de protesta a la FIFA. Sus razones tienen del reclamo, ya que con esta nueva fórmula las esperanzas de clasificar se vuelven un tanto lejanas.

Esto ha generado toda una convulsión en el medio futbolístico salvadoreño. Si no hay mayores sorpresas, se cree que los cruces finales ya en segunda ronda serían, El Salvador frente a Trinidad y Tobago, Canadá frente a Haití y Panamá ante Curazao. Las dos selecciones centroamericanas junto a Canadá cerrarán en casa, lo que les daría alguna ventaja.

El torneo eliminatorio de la Concacaf se siente interesante, las autoridades federativas nuestras dicen estar satisfechas, aunque algunos entendidos como técnicos, jugadores y otros consideran que será más complicado ya que no es lo mismo tres y media plazas de seis, que de ocho.

Dos taquillas más, catorce juegos en total. De cualquier manera, Costa Rica está sembrada desde ya entre los ocho y ahora será función de Ronald González y la Tricolor, darnos otra alegría de llegar al sexto mundial en la historia.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados