Eduardo Li fue sentenciado a 2 años de libertad supervisada. Podrá volver a Costa Rica.

La Corte del Distrito Este de Nueva York sentenció a Eduardo Li Sánchez, expresidente de la Federación Costarricense de Fútbol a mantener 2 años de libertad supervisada como castigo por su participación en el denominado ‘FIFA Gate’. Li podría incluso regresar a Costa Rica.

“Eduardo fue sentenciado a lo que se conoce aquí como tiempo servido. Es el tiempo que él ya estuvo en prisión (más de 9 meses). Lo que cumplió en Suiza y lo que cumplió aquí en Brooklyn, Nueva York. Eso es lo que se llama como libertad supervisada. Él puede regresar a Costa Rica en cualquier momento. Ahora él tiene que reportarse a las autoridades, pero puede estar en libertad”, dijo el abogado.

La lectura de la resolución fue hecha por la jueza Pamela Chen, quien ha tramitado todo el caso contra el costarricense.

La libertad supervisada implica que los movimientos de Li serán seguidos de cerca por las autoridades estadounidenses y estará sujeto a ciertos requisitos.

Eduardo Li aceptó haber recibido un soborno de $500 mil (de los cuales recibió $300 mil) para conceder a la empresa Traffic USA –basada en Miami- los derechos de transmisión de los partidos eliminatorios hacia la Copa Mundial Catar 2022.

También, admitió otro de $500 mil (de los cuales recibió $230 mil a través de intermediarios en Panamá) para que la Selección de Costa Rica luciera uniformes de una marca estadounidense. La justicia estadounidense apunta a que el exdirigente malversó con facturas falsas $90 mil que la FIFA otorgó para la organización del Mundial Sub-17 Femenino 2014, el cual se realizó en Costa Rica.

Para salir libre bajo fianza en febrero de 2016, el empresario canceló $1.1 millones y puso a responder 2 propiedades (una en Florida y otra en Alaska).

“Todo bien, gracias a Dios. Contento. Ya para finalizar. He estado bien y tranquilo”, dijo Li, al ser entrevistado en las afueras de las instalaciones de la Corte por Columbia Deportiva.

El exfederativo, quien el domingo cumplió 60 años, fue detenido el 27 de mayo de 2015 en un lujoso hotel de Zúrich, Suiza, a pocos días de que se desarrollara la Asamblea General de la FIFA. En esa actividad, el costarricense sería designado como miembro del comité ejecutivo.

Fue extraditado de Suiza a Estados Unidos en diciembre de 2015. Estuvo en una prisión de Brooklyn, Nueva York, hasta marzo de 2016 y luego abandonó la prisión.

Primero estuvo bajo arresto domiciliario y luego consiguió libertad total –bajo ciertas condiciones- para trasladarse al estado de la Florida.

En ese vaivén judicial el dirigente aceptó su culpabilidad en 3 de 14 cargos imputados: fraude electrónico, conspiración para cometer fraude electrónico y conspiración para cometer crimen organizado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.