Dos inolvidables técnicos.

En este mes de setiembre se cumplieron 30 y 23 años respectivamente del fallecimiento de dos queridos personajes del fútbol que estuvieron en el banquillo brumoso.

Armando Luis Mareque, una persona que nos enseñó a los periodistas el buen trato y el respeto absoluto. No importó si alguien con algún desconocimiento le formuló alguna consulta, la respuesta siempre fue una lección que enriquecía el entendimiento de todos. Nunca actuó como un patán. Tampoco era ningún improvisado, ni uno de los tantos paquetes que nos llegaron en esa época. Armando Luis fue técnico de Newell´s, Estudiantes de la plata y Argentinos Junior, entre otros.

El año de su fallecimiento, Mareque, tenía equipo para pelear por el título, pero vino el doloroso desenlace. Un infarto en pleno juego el 22 de setiembre de 1990, terminó con su vida apenas a los 52 años de edad. Había grandes aspiraciones ya que su plantel estaba muy bien conformado con Gabelo Conejo, el “policía” Gómez, Marco Tulio Hidalgo, Héctor Marchena, Fernández Texeira, Pedriño, Luis Mena, “Machón” Madrigal, etc.

Este fue un segundo reto del técnico argentino quien a mediados de los setentas ya había dirigido a los brumosos.

Otro personaje que dejó un dolor inmenso en el aficionado nacional, fue el deceso de Juan José Gámez, un exjugador manudo que sin duda está en el Top 5 de los mejores volantes creativos de Costa Rica.

Su ritmo y dinámica en la cancha lo hacían ver como alguien incansable que le valió el sobrenombre de la “hormiguita manuda”. Capitán de los rojinegros y la selección nacional. Clasificó y llevó a una selección costarricense por primera vez a un mundial, el Sub 20 en Arabia Saudita. Además, dirigió a la selección mayor.

La cantidad de futbolistas jóvenes llenos de talento que descubrió no tiene parangón. La huella que dejó en la ciudad de las brumas es imborrable,  fue el técnico que los regresó a la primera división en 1983 con jóvenes que luego tendrían una gran trayectoria.

Su fallecimiento se produjo un 25 de setiembre 1997 de un paro cardiaco cuando estaba disfrutando un descanso en Pérez Zeledón.

En ese momento tenía al Cartaginés en el primer lugar y con grandes posibilidades de romper el encanto brumoso que por ese entonces cumplía 57 años de no ser campeón.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados