Domingo de copas y solidaridad.

Domingo de copas y solidaridad.

El pasado domingo fue diferente. Pocas veces disfrutamos en un mismo día de tantas finales de interés mundial, regional y nacional.

A primera hora, la Selección Femenina de USA, consiguió el cuarto título mundial de su historia tras imponerse a Holanda en una final inédita celebrada en Lyon.

Más allá del tema deportivo, el cetro dejó servido también el debate político, luego de los roces constantes entre el presidente Trump y el combinado femenino por la firmeza de las jugadoras respecto al tema de la igualdad de género. De hecho, la estrella, Megan Rapinoe, conocida por ser abiertamente lesbiana y por su activismo contra la homofobia y el racismo, aseguró que no irá a “la maldita Casa Blanca” en caso de que el mandatario conservador las invite.

Más tarde, cayó el telón de la Copa América. Un torneo apasionante de principio a fin por la competitividad, por las diversas polémicas, golazos y equipos sorpresa. Catar y Japón fueron invitados, pero no pasaron de la fase de grupos.

Hubo goles dignos de recordar por su importancia y por la magia, habilidad y espectacularidad con la que se dieron.

Venezuela y Perú dieron la sorpresa en este certamen. Los venezolanos no perdieron con Brasil y clasificaron de segundos en el Grupo A, mientras que los peruanos llegaron contra todos los pronósticos a la final, tras 44 años de ausencia en esa instancia. Mérito para los “incas”.

El VAR fue protagonista. Interfirió, modificó resultados y decisiones arbitrales en varios partidos, siendo emblemático –por su no uso- en el juego semifinal entre Brasil y Argentina. 

Brasil mantuvo su racha al resultar campeón siempre que organiza la Copa América; con esta edición 2019, ya ha levantado por nueve ocasiones el trofeo continental. 

En la Copa Oro, México confirmó su supremacía tras conquistar su octavo cetro regional. Además, el “Tata” Martino logró su primer título internacional a nivel de selecciones. Los aztecas no extrañaron a sus estrellas ausentes y más bien descubrieron valores para lo que se avecina en la eliminatoria.

Finalmente, el “Clásico sin Colores” se pintó de rojinegro, pero lo relevante es que se logró destinar más de ₡15 millones a Erick Marín y su familia para la batalla que enfrenta el jugador.

Resultó muy gratificante ver el compromiso de Alajuelense y Saprissa en la organización de este evento, donde uno de los fines era ayudar al futbolista. Sabemos que esa ayuda llevará un poco de alivio a él y su familia.

Pero debemos destacar también la mano que le extendió Fuerza Herediana en su momento, asegurándolo por al menos seis meses más y dándole un dinero extra. El aporte de Jicaral Sercoba, donando el 10% de la taquilla de la gran final de la Liga de Ascenso. La ayuda que le dieron los seleccionados previo a la Copa Oro; lo que se logró recaudar en el partido que disputaron Guadalupe vs Cartaginés. Las colectas que han realizado varios amigos cercanos y organizaciones no gubernamentales y por supuesto, el aporte de muchas almas buenas que sin darlo a conocer le han ayudado a Erick Marín.

Bienvenida la pasión, la alegría y la solidaridad.

Comentarios de Facebook

administrator

Artículos Relacionados

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com