“Chope” a mejorar antecedentes.

No cabe duda, que el fútbol despierta pasiones y hasta exaltaciones. Es lo que ha ocurrido con la salida de Paulo César Wanchope de Cartaginés y su llegada al Herediano, que por su forma no fue lo más elegante.

Su debut en el banco con los rojiamarillos no estuvo cerca de lo esperado por sus parciales en su empate ante la U.C.R. Mientras los brumosos amarran dos victorias consecutivas luego de la salida de la “Cobra” algo tiene que haber dejado Paulo César para esas victorias que en buen momento llegan al Cartaginés.

Wanchope acaba de llegar al “Team” y ya algunos lo quieren meter a la licuadora. Otros le recuerdan el beso al escudo de Saprissa cuando le ganaron el título a los florenses.

Los tiempos cambian, nos parece que eso es “peccata minuta” en un fútbol donde se defienden los colores y el compromiso contractual. Claro al aficionado romántico es difícil explicarle estas cosas, y es normal que estén impacientes.

El fútbol es una empresa y un negocio y debe verse como tal, aunque no nos gusten las formas como fue pagarle al Cartaginés una suma económica a mitad de campeonato para el cambio de entrenador. Paulo es un técnico joven, es nuestro, jugó y defendió con profesionalismo esa camisa roja y amarilla. Si han tenido paciencia y hasta disimulado yerros enormes a técnicos foráneos, deberían esperar que el nuevo timonel se adapte al nuevo camerino que es de los más complicados por la cantidad y calidad de futbolistas que debe manejar.

El apoyo de los seguidores florenses será determinante en este inicio, deben dejar espacio al trabajo actual y ya tendrán tiempo para la crítica y el señalamiento. Deben esperar que Paulo César se monte en el ascensor del éxito y no desde ahora lo lancen por el tobogán del fracaso. El equipo debe creer en él sin ningún género de dudas, su imagen de futbolista ahora debe trascender al campo técnico.

El campeonato está complicado y muy competitivo, el ascenso de Liga Deportiva Alajuelense y la estabilidad del campeón nacional obliga al equipo Herediano a partirse la cara y buscar algo diferente de lo que ha enseñado hasta ahora, a sabiendas que en esta vuelta recibe a manudos y morados en el Rosabal Cordero, prueban muy duras que sin duda lo someterán a escrutinio público.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.