Camino de esperanza y renovación.

Hemos estado pesimistas y absolutamente escépticos por el mal recorrido de nuestra selección nacional. La victoria ante Chile, pero sobre todo el juego practicado le devuelve a uno la ilusión de retomar un mejor camino.

La solicitud de Gustavo Matosas de querer ver a algunos jugadores desde ya, es una muestra de la apertura del uruguayo. Es público y notorio que en la selección hay un grupo de “Caciques” que han cerrado puertas a algunos jugadores que lo merecieron antes. Hay “argollas” que en algún momento funcionan, y existen las dañinas que buscan perpetuar un grupo.

Corregir y renovar ganando es muy positivo y eso se percibe en el ambiente.

Antes de Chile ha sido un desastre monumental, ha sido una etapa no para olvidar, sino para tenerla presente y no caer de nuevo en esa calamidad. Confiar nuevamente en la Selección Nacional y evitar nuevos papelones es de todos. En nuestro medio pululan los porristas, están los realistas y algunos muy pesimistas.

Es trascendental jugar un buen partido hoy ante los peruanos y si llega la victoria, será mejor para arrancar el 2019 con la esperanza de Matosas y el proceso a Qatar 2022. Debemos ponernos optimistas sobre la necesidad del recambio, la renovación debe llegar en su momento y de manera paulatina. Lástima que se perdieran tantos fogueos sumando más de lo mismo con ínfimas y muy limitadas oportunidades de refrescar el equipo.

No hay porqué rebuscar tanto sobre el estilo o la forma que debe jugar Costa Rica. Aquí hay un desgaste y hasta una obsesión por estar hablando de líneas e innovaciones tácticas y en nuestro fútbol es algo cíclico, casi siempre regresamos a lo mismo. Lo importante para el técnico suramericano, es que debe estar absolutamente confiado y optimista, por el material bueno que tiene para trabajar. Él debe saber cómo se pone el equipo en marcha, jugar buen fútbol y ser exitosos.

Sabemos que a la gente no le gusta hacerse de esperanzas tan fácil y confiar nuevamente en las cosas que puedan venir. El viernes por primera vez se vieron verdaderos y refrescantes cambios de renovación, y no hablamos solamente de hombres, sino de fútbol y de ajuste entre líneas. Ante los chilenos hubo momentos de éxtasis, ratos sencillamente excelsos.

Que se repita hoy y muchas veces.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.