Bienvenida la modernidad y el aforo.

Se han iniciado los trabajos de demolición del vetusto estadio Eladio Rosabal Cordero.

Este escenario ya cumple 71 años de inaugurado. El estadio es un lugar donde la magia, el talento y la habilidad de los actores nos producen toda clase de emociones. Es la casa o el templo donde rueda el balón e ilusiona a sus fanáticos.

El estadio florense ha sido sede de presentaciones artísticas como la del cantante, Juan Gabriel y eventos deportivos como la pelea inolvidable por el título mundial en 1972 entre el púgil de Costa Rica, José Isaac Marín y el mexicano Ricardo Arredondo, combate que perdió el tico por decisión luego de 15 asaltos.

La mayoría de los estadios son íconos de los equipos que guardan historias por su grandeza y logros deportivos. Sin embargo, no están exentos de una demolición para dar paso a un nuevo escenario que lo reemplace.

El estadio herediano prácticamente mantiene sus rasgos originales, con excepción de algunos arreglos superficiales o el cambio de la gramilla natural por un césped sintético. El nuevo estadio tendrá capacidad para 16.000 fanáticos, más del doble del actual.

El “Team” ha aportado un sinnúmero de extraordinarios futbolistas a la selección y a su equipo, formados y desarrollados en este mítico e histórico complejo deportivo.

La obra se espera esté concluida en el 2021 a un costo aproximado de $6 millones, más de 3 mil millones de colones.

Levantar un nuevo y moderno estadio es brindar un mejor lugar a los aficionados, contar con una construcción segura y polifacética. Oficinas, centro comercial, locales, iluminación, zonas de prensa, cabinas de transmisión, camerinos, servicios sanitarios, etc.

El paso de los años va inevitablemente haciendo mella por más emblemáticos que sean; al club florense le ha llegado el momento de cambio, la construcción de un nuevo culto para sus parciales y visitantes.

La maqueta nos deja ver un atractivo y vanguardista escenario con una forma nada habitual, además del cumplimiento de todas las normas que exige la FIFA.

El nuevo recinto no logrará olvidar las leyendas, socios ilustres y grandes dirigentes. Este cambio produce nostalgia y añoranzas. Una muestra, ha sido el desfile de seguidores comprando las butacas para conservar un recuerdo.

Leonel Jiménez Rojas, periodista.

Artículos Relacionados